miércoles, 5 de enero de 2011

Caperucita y los tres cerditos. Georgiana Neagu


Una vez Caperucita Roja estaba caminando por el bosque, para ir a casa de su abuelita que estaba enferma y no podía levantarse de la cama. En camino, se encontró con los tres cerditos. El mayor estaba construyendo una casa de ladrillos muy fuertes, él pensaba que si tenía una casa muy fuerte, el lobo no podía entrar. El mediano estaba construyendo una casa de madera .En cambio el pequeño estaba construyendo una casita de paja. El mayor les dijo que no es una buena idea construir casas de paja ni de madera .Pero los dos cerditos no fueron de acuerdo con lo que dijo su hermano mayor. Cuándo todos terminaron de hacer sus casitas, por allí pasó el lobo. Los cerditos cuando lo vieron, entraron en sus casas. El lobo, primero se fue a casa del cerdito pequeño, el lobo sopló y seguidamente la casita de paja se destrozó. El cerdito cuando lo vio a su lado empezó a correr y entró en la casa de su hermano. El lobo cuando lo vio se fue a por ellos. El lobo otra vez sopló y la casa de madera del cerdito se destrozó .Los cerditos se fueron corriendo a casa del hermano mayor. El lobo sopló de nuevo y la casa no se destrozaba, intentó de nuevo y no pasaba nada. El lobo cuando vio que no puede entrar , se subió encima del tejado de la casa de los cerditos y entró por la chimenea. Pero el cerdito mayor lo vio y calentó agua y la puso en un puchero y luego la puso debajo de la chimenea. El lobo cuando bajó por la chimenea cayó en el puchero lleno de agua y se quemó la cola .El cerdito mayor le abrió la puerta y el lobo salió disparado de la casa. El lobo no volvió jamás a casa de los tres cerditos. Los tres cerditos se sentaron en un banco para descansar y calmarse después de aquella aventura. Al cabo de un rato Caperucita Roja pasó por allí.-Buenos días, Caperucita Roja, dónde vas?-Voy a casa de mi abuelita para darle unos pasteles...-Cuidado con el lobo, dijo el cerdito mayor.-Ja ja ja, se rieron los otros dos cerditos. Y si es verdad nosotros dos te acompañaremos, dijeron los cerditos. Y ellos se fueron por el camino malo y se encontraron con el lobo. El lobo estaba subido en la copa de un árbol, y cuándo los vio se vistió con un traje de hada para poderlos atrapar. Pero al lobo, cuándo bajó del árbol, le cayó la peluca, y Caperucita se dio cuenta de que debajo del traje se escondía el lobo feroz.-Ah ah gritó la Caperucita.-Vamos cerditos antes de que nos atrape el lobo. Ellos corrieron, pero el lobo llegó más rápido a casa de la abuelita, pero la abuela lo vio y se escondió en el armario. El lobo entró y se vistió con el vestido de la abuela, y se subió en la cama. Cuando Caperucita entró se acercó a la cama y le preguntó al lobo:
-abuelita, que ojos tan grandes que tienes.
- Sí, hija mía para poder verte mejor.
- ¡Oh!, abuelita que nariz tan grande que tienes.
-Sí para poder olerte mejor.
-Pero, abuelita que boca tan grande que tienes
-Sí para poder comerte...
El lobo empezó a perseguirle por toda la habitación .En el mismo tiempo, los dos cerditos llegaron a casa dónde estaba el hermano mayor, y le contó todo lo que pasó. El hermano mayor cogió la pistola, la metió en una maleta y se fue corriendo a casa de la abuela. Caperucita consiguió escapar del feroz lobo y se escondió en el armario dónde estaba su abuelita. El cerdito cuando entró le disparó al lobo con la pistola. El lobo murió y Caperucita, los tres cerditos vivieron felices y comieron perdices.

1 comentario:

  1. Hola soy Celia tu compañera de clase.
    El cuento me ha gustado porque has sabido combinar los dos cuentos sin irte demasiado de la historia original de cada cuento.

    ResponderEliminar